sábado, 22 de octubre de 2016

LA MEDICINA ES EL ADARVE

Acto continuo invitó a su familia a caminar por el Balcón del Adarve, a lo que  los acompañantes accedieron de buena gana. Cuando iban a mitad de camino se detuvieron a mirar el mar de huertas que tenían debajo.

Nuestro hombre, chiquilla en brazos, se preguntó cómo, de qué extraña manera, la naturaleza había conformado semejante mirador. Se imaginó el canal de agua, el manantial brotando en la Fuente Rey al final del Pleistoceno. El río Salao bajando en torrente y dibujando el zig-zag de la calle Río a su paso. Barruntó sobre el momento en el que los iones carbonato decidieron dejar de formar piedra caliza hace 20.000 años, terminando por conformar el imponente edificio travertínico que observamos en la actualidad, con La Cubé a sus pies.

- "Es la armonía de la naturaleza", comenzó diciéndole a su pequeña. "Querido hija, cuando la tribulación habite en tu alma, refúgiate aquí. No hay mejor antídoto frente a la estupidez humana", terminó por decirle.

Más tarde besó en la frente a su retoño, incorporándolo al pedregoso suelo seguidamente. Por último, con gran dignidad reemprendieron la marcha, cogiéndose el Chico de Ayer de la mano de su fiel esposa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario