sábado, 19 de noviembre de 2016

VICTORIA DEL BARROCO

Es la hora del ansiado bocadillo para nuestros tres personajes, que se dirigen raudos y veloces a la barra situada en frente de la única grada, exultantes de felicidad por el transcurso de la jornada, y con ganas de llenar el estómago.

-“Familia, no va mal la cosa hoy, ¿no?”, les regala un paisano seguidor también habitual del equipo. 

-“Desde luego, je, je…”, le responden de manera sincrónica.

Una vez recuperado el lugar en el graderío, uno de los trencillas anuncia el inicio del segundo período. El Viña Verde encadena tres acciones positivas en un momento de relajación del Bonachelo. Antes de ver mermada la ventaja en el marcardor el entrenador local, ágil de reflejos, solicita tiempo muerto. Cuando se inicia de nuevo el juego, el equipo sale totalmente enchufado: robos de balón, asistencias imposibles y triples plenos de inspiración se suceden en la pista.  La Fuente Rey, la Villa y el barroco tardío, en flashes, aparecen en la mente del Chico de Ayer. El equipo termina ganando el partido y la cancha es una fiesta entre los sones de la música.

-“Vaya gozada de partido, eh… “- comenta el padre a sus vástagos, pleno de euforia, mientras enfilan el camino en dirección al coche.

-“Increíble… –apostilla el hermano de nuestro protagonista-, jugando así será difícil que el equipo no salve la categoría”

-“Estos jugadores nos enseñan cada jornada que en la vida el camino es más importante que la meta” –remata el Chico de Ayer- . Esperaban las curvas.

2 comentarios:

  1. muy bueno.
    se espera el siguiente con ganas ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rafael... El siguiente será temática navideña y esperamos que te guste. Abrazo

      Eliminar