sábado, 31 de diciembre de 2016

MAGISTRAL CURA CON SOTANA

El peculiar seseo le añadía un plus de cercanía al sacerdote, ayudándole a enfatizar sus comentarios y a ganarse a su reducida audiencia con la particular verborrea. Al situarse junto a él, el Chico de Ayer le sonrió amablemente, pues ya se conocían. En lugar de devolverle la cortesía brevemente, el último cura con sotana le preguntó con gran gracejo:

-"¿Qué pasa hombre? ¿Se te ha pasado ya el disgustillo por lo de la Campana?". A lo que el Chico de Ayer respondió:

-"Pues claro que sí Padre. La singular belleza de la Joya del Barroco y sus primorosas Fiestas siempre son para mí un quitapenas".

-"¡Cuánto me alegro! Disfrutad del Belén, que este año lo he puesto muy bonito" terminó por decir el anciano y bonachón sacerdote, achinando sus ojos y mostrando una característica cara de buena gente.

Salieron del Compás y el Chico de Ayer les hizo ver a sus hijas la suerte que tenían al ser de Priego. Al enfilar la calle San Francisco, pleno de gozo le recitó a sus chiquillas la siguiente copla, al tiempo que las cogía firmemente por el hombro:

Tres cosas tiene Priego
que no las tiene Sevilla:
la Fuente Rey, el barroco
y las calles de la Villa

Y felices y contentos por cuanto habían vivido esa tarde emprendieron el camino de vuelta a casa, la sonrisa dibujada en sus rostros. En ese momento se alegró de haber formulado la imprevista pregunta durante el desayuno.


*Copla extraída de: http://www.enriquealcalaortiz.com/web

No hay comentarios:

Publicar un comentario