sábado, 30 de diciembre de 2017

BUENOS TIEMPOS PARA EL ALVAREZ CUBERO

 De repente, la puerta del aula A de COU se abrió por sorpresa. Y un nuevo profesor, con los ojos fuera de las órbitas, permaneció de pie junto a ella,mirando a los alumnos a la cara. Se trataba de un especialista en matemáticas, que se encontraba haciendo guardia y acudía a supervisar aquellas clases que, por alguna u otra circunstancia, no podían disponer de su profesor de turno. Su tupido mostacho le otorgaba un especial aire académico. Enseguida interpeló al grupo, que disfrutaba en ese momento de su "hora libre":

-"¿Sabéis lo que yo habría hecho si me topo con el que asesinó ayer a las niñas de Alcácer? ¡Denunciarlo de inmediato! Hacedme caso: nunca seáis cómplices siquiera por omisión. Una sociedad madura es aquella que no permanece indiferente ante estas atrocidades".

 Apenas intercambió más palabras con nosotros y el docente, lleno de dignidad, se marchó con su disgusto a cuestas para continuar con su particular ronda por los oscurísimos pasillos interiores del centro.


 Paradógicamente, el ambiente en el día a día era el opuesto a la opacidad que mostraban algunas aulas. En el Instituto Álvarez Cubero se respiraba un aire de nuevos tiempos, de modernidad. Para el Chico de Ayer y sus coetáneos, aquello era lo más parecido al París previo a la revolución industrial: no sólo se acumulaban nuevos conocimientos técnicos, sino que se compartían atractivas vivencias y experiencias que se escapaban a la disciplinada metodología conocida hasta entonces. Y eso, para adolescentes venidos de colegios más o menos cerrados, constituía un preciadísimo tesoro.

sábado, 23 de diciembre de 2017

MÍTICA CARRERA DE LAS MONJAS

Treinta puestos de avellanas
quince tiendas con juguetes
muchas más de tiro al blanco
triquitraques y cohetes.

Los gritos del turronero;
el chinchin de los tiovivos;
el que vende caramelos,
con trinta mil adjetivos.

Mientras iba cavilando sobre este choque de sensaciones y recuerdos acerca de la Carrera de las Monjas, su mujer le sorprendió:

-“Desde luego… ¡es impresionante la historia que alberga esta arteria de Priego, cariño!”. El Chico de Ayer, absorto como estaba en sus pensamientos, sólo acertó a decir:

-“Me has asustado, cielo, no esperaba que me hablaras ahora…”. A lo que ella, plena de lucidez y fino sentido del humor, respondió:

-“¡Ni que fuera el Toro de Domingo!”. Y riéndose ambos continuaron su romántico paseo cogidos de la mano.

sábado, 16 de diciembre de 2017

EL MISTERIOSO TORO DE DON DOMINGO

A la altura de la Iglesia de las Mercedes, nuestro hombre se detuvo, frunció el ceño, y sorprendió a su mujer con un comentario.

-"Sin embargo, en este tramo de la calle noto sensaciones contrapuestas.Algo así como los altibajos de la vida. Me refiero al contraste frío-calor, las alegrías y las penas.

En efecto, nada había dejado una huella de miedo más profunda en el imberbe corazón del Chico de Ayer, que la imagen nocturna de un extraño artilugio que, cargado con fuegos artificiales, se desplazaba en aleatorias trayectorias desde las Mercedes al Palenque, sembrando el pánico entre los chiquillos de la época. Era el “Toro de Don Domingo”, y formaba parte de las fiestas organizadas por dicha iglesia a comienzos del mes de septiembre. Por contra, ese mismo tramo de calle retrotrajo también anuestro simpar personaje al mundo de los perritos piloto y las muñecas chochona. A música de sevillanas sonando con gran volumen en locales comerciales improvisados como casetas, y a la belleza, rotunda, de las mujeres ataviadas con traje de gitana montadas a lomos de atractivos caballos. Y es que nada le hacía brotar más alegría que observar dispuesto el alumbrado colgante entre fachadas, y los haces de luces de puestos de venta y atracciones de las dos ferias locales -San Marcos y Real-, ubicadas ambas en la Carrera de las Monjas. ”Qué pena no preservar huella analógica de todo aquello por no disponer de cámara entonces”, pensó para sí.

sábado, 9 de diciembre de 2017

PRIEGO, EN LA LIGA DE ÚBEDA Y BAEZA

-"Pocas calles de Priego tienen el encanto y la historia de ésta", comentaba el Chico de Ayer a su fiel esposa, mientras bajaban caminando por la Carrera de las Monjas, dirección el Paseíllo".


-"Tienes razón cielo, en esta calle han convivido en el pasado lugares tan distinguidos como el Casino de los señores o el restaurante Xania. Ya sabes, puntos de encuentro de los intelectuales de la época", apostilló orgullosa la mujer.

Era una tarde de final de verano y el feliz matrimonio se relajaba dando un paseo, deleitándose con las fachadas de las casas señoriales que iban apareciendo, sin despejar en ningún momento sus manos románticamente entrelazadas. Alzando ambos su vista a la derecha, se maravillaron con el rojizo exterior de algunas de ellas. Abundaban los balcones curvos, cerrados y salientes, que parecían desafiar las leyes físicas, consiguiendo atrapar la atención de cualquier viandante. Se trataba de nobilísimas viendas, provenientes de épocas pretéritas y con un marcado aire romántico. Contaban con hierro de forja en los ventanales y destacados mascarones y escudos de armas en las fachadas. "Sin duda Priego juega en la misma liga que Úbeda o Baeza", iba barruntando el Chico de Ayer, esbozando una limpia sonrisa. Su vieja Réflex, siempre a mano, era descolgada del cuello para conseguir instantáneas que añadir a su colección.  

sábado, 2 de diciembre de 2017

PASIÓN AL COMPÁS DEL NAZARENO

 Realizando un desayuno ligero y con el ojo puesto en la televisión, no parpadeó siguiendo la retransmisión que la cadena local hacía de los prolegómenos en el templo de San Francisco, con comentarios de Eloy de Valverde, en especial despliegue.

 Apresuradamente se colocó una camisa y un vaquero y por supuesto, se atavió con una bolsa con palillos y el clásico hornazo de gallina. Finalmente se colgó la Reflex al cuello.

-“Salgo para San Francisco, madre…”, fueron las cinco palabras que se le escucharon decir. Aparcó su cotidiana mesura y, como un rayo, se dirigió hacia el Compás, situándose justamente en la esquina más libre de las dos en contacto con la Iglesia.

 Desde ese lugar obtenía la panorámica precisa: el desnivel del suelo permitía ver la salida limpiamente y apuntar con ojos de cazador antes de apretar el botón de su máquina. Hasta el día acompañaba, y la mañana primaveral y soleadísima facilitaba el deleite para los sentidos. La cuadrada plaza estaba a rebosar de gente y la aparición de San Juanico y la Virgen terminó resultando de lo más brillante. Pero el momento culminante llegaría instantes después. Cuando el toque de cornetas y tambores de la banda anunciaba la salida del Señor. Como cada año, como ese año una vez más.


 En ese momento fijó la vista en la majestuosidad de la figura Jesús que, llevado a hombros por su pueblo, era rodeado por miles de personas como si de un manto humano se tratara. Y en la mirada infinita, indescriptible, que sólo El Rey de Priego posee. Desbordado por la realidad del momento, sintió que miles de almas se conectaban en comunión. El dedo índice de su diestra, que permanecía fijo sobre el botón de la cámara, no pudo ejercer presión. “Es el milagro”, pensó. “Es el milagro… de que seguimos vivos”.

sábado, 25 de noviembre de 2017

YA VIENE PESTÍÑEZ...

 El contacto con la acera de la calle Río le devolvió a la realidad del momento y del pueblo; restos de cera pegados en el suelo daban buena cuenta del paso de la estación de penitencia de la Vía Sacra instantes antes. Y una quietud total presidía el ambiente nocturno. Priego dormía ilusionado para disfrutar breves instantes de su referente, su icónico Nazareno.

¡Pom-pom-pom-pom-…! el sonido del tambor de Pestíñez envolvía su hogar y el de
miles de paisanos.

 Ya viene Pestíñez
con el bacalao,
el pan en la mano
pegándole bocaos.           

-“Hijo levántate, que va a salir Jesús…”, le desperezaba su madre a la mañana siguiente.

 El nerviosismo había invadido al mozuelo impidiéndole descansar esa noche las horas mínimamente recomendables. Él ya había cambiado ciertos hábitos que tenía de niño. De pequeño se enfundaba una diminuta túnica en raso morada y se complementaba con un fajín amarillo. Ya sentía cierto pudor al respecto, sin embargo ese día al levantarse de la cama, sintió cierta nostalgia de viejas costumbres.

-“Y este niño…, que parece que le da fatiga ahora vestirse de nazareno, con lo bonito que es eso…”, se escuchaba farfullar a la mamá, a lo lejos.

 Tampoco en su cabeza estaba ese año meterse bajo el varal a llevar a Jesús, como cuando siendo adolescente lo intentó una vez, y finalmente consiguió, no sin gran dosis de valor. Para él el objetivo ahora era más simple y no por ello menos profundo: colocarse estratégicamente en el Compás de San Francisco a contemplar la salida de la procesión, para vivir la emoción in situ. Soñaba además en conseguir una instantánea de lujo, inciándose como estaba en el mundo de la fotografía analógica.


sábado, 18 de noviembre de 2017

UNA "MADRUGÁ" PRIEGUENSE

 El Chico de Ayer no era la alegría de la huerta dentro de su grupo, pero se había hecho imprescindible en el mismo. Quizá por su discreción y magnífico criterio en determinadas situaciones los amigos tiraban de él en noches tan señaladas como la de Jueves Santo aunque sabían, a ciencia cierta, que no se sentía cómodo en determinados lugares a la hora en que todos los gatos se ven pardos. De hecho, huía de ambientes cargados de humo, música “chimpúm-chimpúm” y faltos de espacio, por lo que para él resultaba de una “lógica apabullante”. A menudo reflexionaba interiormente acerca de cómo en estas fechas, de marcado carácter religioso, uno podía vivir la Semana de Pasión desde el frívolo prisma de la diversión y los excesos.                     

 Aquella noche, eso sí, nuestro protagonista se animó a salir de marcha con ellos, y hasta se colocó una chaqueta y corbata que en cierta forma le hacían sentir disfrazado. En el interior de uno de los bares de la calle Río, logró confraternizar con los colegas y hasta se arrancó a participar en el coro de baile que en forma de círculo habían dispuesto. En un momento dado miró el reloj y se despidió de ellos sin ofrecer demasiadas explicaciones.

 -“Chicos, me tengo que ir”, fueron las parcas palabras que les dedicó. Con las manos en los bolsillos alcanzó la puerta del pub. Eran las cuatro y media de la madrugada y aunque su juventud le aportaba un plus de energía extra, lo cierto es que en aquellos momentos la voz apenas le salía del cuerpo por la densa capa de humo y lo elevado del volumen de la música. Y la fatiga, oiga, iba haciendo mella. Realizando un esfuerzo extra consiguió abandonar el local, que en ese momento difícilmente cumplía las normas de seguridad por el numerosísimo público congregado.

sábado, 4 de noviembre de 2017

EL RETORNO DEL CAPITÁN

Llegó la tarde y el feliz matrimonio se puso la mejor de sus galas para estar a la altura del histórico homenaje. A las seis en punto ya estaban dentro de la popular Plaza de la Constitución, situados junto a la fuente central. Pese a la muchedumbre allí congregada, tenían buena vista. Desde su ubicación veían perfectamente a José Jiménez (Joselito), arropado en todo momento por la tropa de José Manuel Parada (Marujita Díaz, El Golosina, Manolo Zarzo, etc), y por toda la junta de gobierno municipal -liderada por el Sr. alcalde-. La escena resultaba de lo más pintoresca. Todos formaban en primera fila de pie delante del Ayuntamiento. Con su vieja Réflex preparada, obtuvo varias buenas instantáneas del histórico momento.

Las costaleras acercaron la imagen hasta la posición de Joselito, quien depositó un ramo de flores sobre el trono, que fue rápidamente respondido con aplausos por la gente. A continuación el paso de la Virgen siguió su camino hacia la Sierra, de manera que el emotivo acto fue bastante rápido. Este hecho fue aprovechado por nuestro hombre. Desplegando lo mejor de su repertorio y con gran picardía -y en vertiginosa maniobra-consiguió acercarse al Pequeño Ruiseñor y pedirle una foto con él. Embargado por la emoción, se atrevió a decirle a los ojos con gesto serio:


"Joselito, eres el rey de la copla y del compás, por mucho tiempo que pase...de mi banda Tirachinas, ¡siempre serás Capitán!"

sábado, 28 de octubre de 2017

UNA OPORTUNIDAD DE ORO

En ese momento apareció su señora en escena. Hombre austero, tradicional y de profundas reflexiones, enseguida compartió con ella su más que estudiado plan:

-“Buenos días cielo, espero que hayas descansado bien. He estado pensando que el mejor momento para conocer a Joselito y fotografiarme con él es esta tarde, cuando llegue la Virgen de la Cabeza al Paseíllo.... ¿qué te parece la idea?".

-"Hola amor... ¿por qué lo dices? Discúlpame pero me parece un razonamiento un tanto precipitado. Creo que hay programados muchos actos para hoy y mañana, de manera que tenemos más opciones para charlar con él y conseguir la foto", argumentó su esposa.

-"Esa es la teoría... pero en la práctica no tenemos invitaciones para la recepción de esta noche organizada por Promociones Expósito. Tampoco para el almuerzo de mañana en el restaurante Balcón del Adarve. Además, en los actos del Teatro Victoria y Carnicerías Reales de mañana se espera tal aforo que será prácticamente imposible verlo siquiera. A eso hay que sumarle el hecho de que los sitios cerrados concentran al gentío y complican el acercamiento a cualquier persona", replicó el Chico de Ayer.


-"No sé cómo lo haces... pero siempre terminas convenciéndome con tus sesudas argumentaciones", terminó por decir, sonriente, su señora.

sábado, 14 de octubre de 2017

BODAS DE ORO JOSELITO-PRIEGO

 Por fin llegó el día que el Chico de Ayer estaba esperando. Se cumplían cincuenta años de la "Saeta del Ruiseñor" y su ídolo iba a ser justamente homenajeado. De modo que nuestro hombre había estado toda la noche sin dormir, y sus ojos aparecieron más teñidos de rojo de lo habitual. En su cabeza continuaba resonando la alegre musiquilla que lo acompañó durante su infancia y que, todavía hoy al volver a escucharla, le seguía transportando a las huertas que lindan con el Balcón del Adarve. Y es que por allí, un menudo y vivaracho chiquillo –dotado de una inconfundible voz de oro- correteaba con sus amigos, cantando orgulloso:

Tarí, Tarí, Tarí
quitarse del camino
porque viene desplegá
la Banda del Tirachinos

Tararí Tarará...
¡Rá, Rá, Rá!
¡Qué viva el Capitán!

Todavía embargado por la emoción del recuerdo, se dirigió hasta la cocina para prepararse el desayuno. 

sábado, 7 de octubre de 2017

PRIEGO COMO RECOMPENSA

Subido en una muralla
hay en Priego un balcón
que se llama El Adarve
y en aquel sitio
artesanos de su tiempo
plantaron como si fueran macetas
dos fuentes que se hicieron amigas
y parece que ellas son homenaje
al agua y a la cal blanca del pueblo.
                                 
Ellas señeras y en primera línea
hacen honores a Priego
y el murmullo de susaguas
hacen ecos de recuerdos
de la música suave que abre
corazones y sentimientos.


En efecto, nuestro hombre recordó el momento en que regresaba a su pueblo cada fin de semana, tras estar trabajando a diario en Madrid. Cómo divisaba desde las Angosturas la majestuosa silueta de la Joya del Barroco y los tiernos sentimientos que en él despertaba. El skyline que para sí quisieran muchas localidades, cavilaba siempre desde el coche al acercarse desde La Vega. No en vano, ¡cuánto había echado de menos el calor humano de sus paisanos! Y sobre todo: ¡de qué manera se sentía recompensado a pesar del largo viaje!

Mirando la ultima fuente, situada junto a la panadería, se detuvo, indicándole al grupo:


-"¡Ea... ahí la tenéis! La recompensa al esfuerzo y el maná para el forastero".

sábado, 30 de septiembre de 2017

PREGONANDO PRIEGO

Continuaba con la labor de embajador de Priego que inició el día anterior y se encontraba en la zona del Balcón del Adarve con sus antiguos compañeros de facultada malagueños. Mientras miraban boquiabiertos el mar de huertas que tenían debajo, nuestro hombre -ufano-, les fue preguntando:

-"Vosotros estáis muy orgullosos del Castillo de Gibralfaro y de todo lo que representa para Málaga, ¿verdad? Con sus bonitas vistas a la bahía del puerto, etcétera, pero decidme la verdad, ¿os esperábais un mirador como éste en la Cuna del Barroco cordobés?”

-"¡Desde luego que no!", respondieron al unísono, mientras observaban el núcleo rural de la Aldea de la Concepción en la distancia. Lo cierto es que, de alguna manera, el tiempo parecía detenerse entre aquellas lomas. La tonalidad blanca de aquel diseminado contrastaba fuertemente con el verde oscuro de los olivares, al tiempo que prolongaba el sabor a cal que todos traían desde su reciente paso por el Barrio de la Villa.

Seguían caminando junto a la interminable barandade forja, dejando atrás farolas que parecían repetirse una y otra vez, y contemplaban obnubilados la Sierra de los Judíos. En ese momento el Chico de Ayer interrumpió el silencio para comentarles con orgullo:


-"Si por algo destaca Priego, además de por su arte y la calidad extrema de su aceite, es por la hospitalidad y simpatía de su gente. Además, la abundancia de fuentes y surtidores de agua ayuda a acentuar esta percepción".

sábado, 23 de septiembre de 2017

BENDITA AGUA DE PRIEGO

De repente por la plaza Puerta del Sol aparecieron cinco ciclistas de no más de trece años cada uno. Venían exhaustos por el esfuerzo de la vecina localidad de Almedinilla. Eran las seis y media de la tarde de un caluroso agosto y sus bidones de agua se habían quedado totalmente secos.

Click, click… Las metálicas patillas de las bicicletas iban sonando consecutivamente para hacerlas permanecer en posición horizontal y los mozuelos, uno a uno, hincaban la rodilla en la primera fuente del Adarve para acceder al líquido elemento. En un gesto de continuación, acompasado, todos se sujetaban apoyando una mano sobre el oxidado conducto del saltador de agua procediendo rápidamente a beberla. Al bajarse de la fuente sus facciones se iban relajando, terminando por limpiarse la boca un acto reflejo cargado de agradecimiento. Los chicos de esta manera habían obtenido la recompensa a su jornada deportiva en forma de agua de su patria chica.

El Chico de Ayer analizaba de cerca la escena y vió cómo los jóvenes montaban de nuevo a lomos de sus mountain bikes, perdiéndose instantes después en el horizonte. 

sábado, 9 de septiembre de 2017

LETRAS AL INMORTAL RUISEÑOR DE PRIEGO

Cuando se hubo calmado, miró el mar de huertas que quedaban a sus pies bajo el Adarve, y al oído, le recitó la siguiente poesía:

Nadie voló sobre mi nido
piensas, Joselito, en el Adarve
tu Saeta de Ruiseñor ha sido
"minuto de oro" en la tarde.

Clásico televisivo
Semanas Santas sin fin
siguiéndote miles de almas
suben al Calvario por tí

Han pasado sesenta años,
ha cambiado la sociedad,
pero nos sigue conmoviendo
la sencillez, lo natural.

Joselito, artesano y dueño
de la copla y del compás,
de la "Banda Tirachinas"
serás siempre  Capitán.

Vaya ojo, el director:
nuestro pueblo eligió entre miles
para mostrar las tradiciones,
y los valores sensibles.

sábado, 2 de septiembre de 2017

A SOLAS CON JOSELITO

Acto seguido se acercó a la majestuosa pérgola de Ganímedes, saliendo del espacio anterior y dejándose envolver por el canto de los gorriones y el rumor de los saltadores de agua. De frente,  también admiró detenidamente la bella estatua dedicada al amante de Zeus. Sin embargo, con el rabillo del ojo atisbó, un poco más lejos, la menuda figura –ciento treinta centímetros de altura- en bronce de un sonriente mozuelo sujeto a la baranda del Balcón del Adarve. En ese momento le embargó la emoción y corrió a su encuentro.

Con lágrimas en los ojos, el Chico de Ayer se fundió en un largo abrazo con su queridísimo Joselito, fenomenalmente esculpido por el prieguense Manuel Jiménez, alcanzando la felicidad más plena. Después, lleno de rabia, se desahogó:


-“¡Hay que ver  los políticos…, cómo han podido utilizar tu homenaje por el cincuenta aniversario de la película para sacar beneficio partidista! Utilizarte a tí, Dios mío, que eres nuestro símbolo. Que aglutinas como nadie la sencillez y la pureza de espíritu de todo un pueblo que ama sus costumbres… ¡malditos sean los que no respetan las tradiciones!

sábado, 26 de agosto de 2017

MÁGICO PASEO DE LAS ROSAS

-"Cuánto ha cambiado el Paseo de las Rosas, ¿verdad cielo?", le preguntó el Chico de Ayer a su señora, mientras terminaba de rociar el chorrito de aceite de oliva virgen extra sobre su joyo.

-"Es cierto, cariño. Las nuevas imágenes -réplicas- de Álvarez Cubero han modificado, y de qué manera, los espacios más cercanos al Balcón del Adarve" replicó ella, terminando por apurar su café con leche.

Eran las diez de la mañana y aquel domingo invitaba a salir a dar una vuelta. Nuestro hombre, ansioso por completar su albúm de fotos sobre el Parque de Priego, salió rápidamente de casa con su vieja Réflex colgada al cuello.


Mientras caminaba, el Chico de Ayer optó por llegar a través del Barrio de la Villa, deleitándose en el húmedo frescor de los geranios y de la blanca cal de la calle Real. Esa sensación tan familiar le retrotrajo a su infancia, cuando atravesaba estas estrechas callejuelas disputando frenéticas carreras de chiquillos en bicicleta. No pudo evitar esbozar una pícara mueca mientras recordaba aquello.

Alcanzó el Paseo a través de la calle Maimónides y se recreó en la neoclásica y soberbia figura de la Defensa de Zaragoza. Mientras tomaba algunas fotos iba cavilando: "No me extraña que esta obra de arte, tallada en Roma por nuestro ilustre paisano, haya estado tantos años exhibida en el Paseo del Prado". En efecto, el realismo de las dos tallas humanas, magistralmente definidas, captó por completo la atención de nuestro simpar personaje.

sábado, 19 de agosto de 2017

CARLOS DAVID: LA LEYENDA DEL TIEMPO

Uno de los amigos rompió el silencio con una pregunta dirigida al Chico de Ayer:

-"Bueno, pero tanto entrenar... ¿para qué?...  si luego Priego no sale en ningún lado".
Nuestro hombre enarcó las cejas con gran alivio, como si estuviera esperando la pregunta. –

-"Claro que ha servido tanto esfuerzo. El actual Real Club Priego Tenis de Mesa lleva el nombre de nuestro pueblo por toda España y Europa. Celebra este año su 25 aniversario y tiene en su haber títulos de todos los colores. Es más, su mejor jugador ha sido Campeón de España en todas las competiciones y tiene el récord histórico, en la categoría absoluta -11 títulos-. Su nombre es Carlos David y era uno de los dos niños con menos de ocho años ... ha participado hasta en los Juegos Olímpicos de Londres".

Entonces el mismo amiguete replicó: "Pues si es tan bueno, me imagino que algún reconocimiento tendrá..."

-"No lo dudes, en Priego estamos muy orgullosos de él, porque además de extraordinario deportista aglutina como nadie los valores humanos y relativos al pueblo. Tuvo mareantes ofertas de otros clubes para salir y las declinó porque ama de verdad su pueblo", respondió el Chico de Ayer, dando otro trago a la jarra de cerveza. "Al punto que es Hijo Predilecto de la localidad y la Ciudad Deportiva lleva su nombre... a sus 36 años es como el título del disco de Camarón de la Isla: La Leyenda del Tiempo. Sin duda es el mejor embajador posible de la Joya del Barroco cordobés.


-"¡Qué sorpresas nos llevamos siempre con Priego!" dijo uno de ellos, levantando el vaso de cerveza para brindar en feliz armonía.

sábado, 12 de agosto de 2017

EL AMANECER DEL CAJASUR PRIEGO TENIS DE MESA

En ese momento, todos los compadres foráneos miraron, absortos, como el Chico de Ayer se emocionaba al recordar esos tiempos. Carraspeó para añadir lo siguiente:

-"Conozco bien el tema porque yo mismo fuí, junto a mi hermano alguna vez a pelotear con ellos en algún verano. Naturalmente no teníamos el mismo nivel que ellos, por lo que jugábamos al frontón y rápidamente nos aburríamos".

En ese momento nuestro hombre volvió a su infancia. Recordaba las salas con varias mesas de ping-pong dispuestas, a contraluz. Los jugadores, pertenecientes a las familias Ruiz y Machado, estaban emparejados por edades y jugaban a gran velocidad en silencio. Todos ellos con las piernas arqueadas buscando la mejor postura para realizar la transición defensa-ataque. Lo único que se oía era el sonido plástico de la bola al impactar sobre las superficies de las palas y de las mesas. La disciplina, en todo el término de la palabra, se mascaba en el ambiente. El responsable de tanto profesionalismo, se encontraba delante y era un brillante expalista afincado en Priego por su relación familiar directa con la familia Machado.


De todas la parejas que vio jugando, la que más le llamó la atención era la de los niños que pertenecían a la categoría de infantiles. Los chiquillos, de menos de ocho años, apenas conseguían elevar la cabeza sobre la altura de la mesa. Sin embargo, destacaba sobremanera que no andaban a la zaga respecto al resto de las parejas en los tres aspectos clave de este deporte: concentración, velocidad y golpeo técnico.

sábado, 5 de agosto de 2017

MUCHO MAS QUE "CASA DE LA CULTURA"

El Chico de Ayer bromeaba, divertido, junto a sus amigos -ex compañeros de la Universidad de Málaga- en la concurrida terraza del Paseíllo. Habían venido a pasar el fin de semana a Priego movidos por el interés que nuestro hombre había despertado en ellos.

-"Venga, ¿quién paga esta ronda? No me tocará a mí otra vez... ¡qué me vais a dejar apeluchao!"

 Las cervezas corrían de mano en mano, y todos los ojos se centraban ellas, al tiempo que los forasteros sonreían la ocurrencia. Ya metidos en conversaciones más serenas, uno de los ellos preguntó al Chico de Ayer:

-"¿Es verdad que en Priego tenéis un Conservatorio de música ubicado en la Casa de la Cultura?"

-"Claro, como su nombre indica alberga todo el saber: biblioteca municipal, talleres de artes plásticas... yo me acuerdo de hasta cuando estaba allí el Instituto Laboral", respondió nuestro hombre con una media sonrisa.

Sorpredido por el curioso debate que se acababa de generar, el Chico de Ayer continuó con la palabra para, como solía hacer, dejar boquiabierta a su audiencia a través de sus zagaces reflexiones y profundos conocimientos. Era evidente que sobre él recaía el peso de la experiencia y que la lucidez seguía siendo su mejor compañera.

-"Me preguntáis por la Casa de la Cultura de Priego y por todos las disciplinas  que encierra, pero lo que no sabéis es que ha sido la mejor cuna para el deporte prieguense" apuntó con voz grave, dando un generoso trago a su jarra de cerveza.

-“¿Cómo es eso posible?",  preguntaron todos al unísono, interrumpiendo el gesto de levantar las bebidas antes de llevarlas a la boca.

-"Pues muy sencillo", explicó nuestro simpar personaje. "Porque en el patio interior es donde entrenaban los jugadores del primer club de tenis de mesa -Confecciones Rumadi- en sus comienzos, antes de que surgiera el exitoso Cajasur PRIEGO Tenis de Mesa".

sábado, 29 de julio de 2017

FE EN LAS CALLES DE PRIEGO

Desde allí observaron el movimiento de rotación de la Cruz para salvar la las dimensiones del arco de salida, y el acoplamiento, siempre complejo, de las escaleras que sostienen a Nicodemo con el resto del conjunto de Niceto Mateo.

Qué hermosura en la tarde
cuando el crepúsculo va cayendo
qué disfrute en las Mercedes
salida del Descendimiento.

El toque de tambor, magnánime
el vaivén del paso, casi perfecto
qué orgullo observar en la gente
mantener en todo instante el respeto. 

Y es que si algo, querido lector, llamaría la atención de nuestros protagonistas durante la estación de penitencia,  éste iba a ser el recogimiento, silencio y las enormes muestras de fe que el pueblo de Priego dedicaba a Nuestro Padre Jesús en su Descendimiento en su recorrido por Palenque, Caminillo, calle Málaga, Río y regreso por la Carrera.


Portar su trono, privilegio 
lo mismo que ser de Priego
 
¡viva nuestra Señora de las Angustias
 
y Nuestro Padre Jesús en su Descendimiento!

sábado, 22 de julio de 2017

TAMBORES EN LA CARRERA DE LAS MONJAS


Viernes Santo dualidad
de júbilo y recogimiento
Viernes Santo realidad
de un pueblo con sentimiento.

Como la vida es calor y frío
en dosis proporcionadas
así transcurre este día
con sensaciones encontradas.

El murmullo del bullicio de la gente en las afueras del templo iba en aumento y al escucharse el son de tambores de la banda se sintió, de repente, el crujir de las puertas de madera principales de la iglesia, con que se anunciaba el esperado inicio de la procesión.

“Vamos a salir ya… agacharos para arrastrar el Trono por sus raíles con cuidado y que los hermanos que tienen que hacer la maniobra del Nicodemo estén preparados”, indicaba de nuevo el jefe de costaleros.

El Chico de Ayer y su hermano, al poner pie en la calle, se quedaron asombrados por la gran afluencia de público que se encontraba en la Carrera de las Monjas presto para ver la salida del Descendimiento y, con gran disciplina, se situaron en la parte izquierda de las andas.

sábado, 15 de julio de 2017

LA JERARQUÍA DEL CAPATAZ EN LA IGLESIA

“¿Estáis todos listos en vuestro varal?... pues prepararse que vamos a tallarnos, que ya mismo tenemos que salir…”, vociferaba el capataz al resto de costaleros en el interior de las Mercedes, con gran dosis de emoción. Tras un repaso visual y en movimiento de las distintas alturas de hombros por ambos laterales del trono de Jesús, el hombre terminó por modificar la posición de cuatro de sus efectivos. “…Y los que vais por dentro del varal… ¿todo bien?”, terminaba por chequear solícito el eficaz mando de la Hermandad.

El conjunto artístico de Niceto MateoNuestro Padre Jesús en su Descendimiento” era testigo del ritual, cargado de fe, que los hermanos de la cofradía de las Angustias llevaban a cabo año tras año en el interior de la gran obra de Francisco Javier Pedrajas. El Chico de Ayer y su hermano, que se encontraban en su primera comparecencia como costaleros de una procesión de Priego, asistían entusiasmados a tan tremenda muestra de penitencia colectiva, impregnada del dorado y blanco de las molduras y yeserías de estilo rococó.

A continuación el capataz, como cada año, tomó la palabra para recordar a sus hombres de trono:

“Ya sabemos que estamos todos un poco cansados de acompañar al Nazareno esta mañana, pero nuestros titulares se merecen un esfuerzo extra y que los llevemos con ilusión, con la mayor dignidad posible. El que sienta agotamiento que por favor discretamente lo comunique a los penitentes de mando que vamos acompañando para darle oportuno relevo”

sábado, 8 de julio de 2017

LA TÚNICA DE LAS ANGUSTIAS

El hombre ayudándose con el dedo índice de su mano derecha, les invitó a cruzar el lateral de la iglesia para alcanzar las dependencias donde se encontraba la zona de vestuario para los cofrades. 

“Debéis ir allí e indicar vuestra talla al encargado. No os demoréis pues el tiempo se echa encima”.
Cuando el Chico de Ayer y su hermano alcanzaron el lugar vieron como los juegos de ropa cofrade estaban dispuestos por tallas en distintos percheros en una blanca habitación no demasiado amplia. Tras indicar al encargado su número se aprovisionaron cada uno de su juego de túnica, zapatillas, cubrerrostro y fajín, y se cambiaron rápidamente llenos de emoción.

Después pusieron el pie de nuevo en la planta de cruz latina y observaron llenos de gozo las andas en madera -sin policromar aún- del maravilloso conjunto de Niceto Mateo: “el Descendimiento”. El rostro de Jesús recibía un misterioso halo de luz  que surgía de la plataforma del trono, el cual amplificaba la escena.
                                                                      

Portar su trono, privilegio 
lo mismo que ser de Priego
 
¡viva nuestra Señora de las Angustias
 
y Nuestro Padre Jesús en su Descendimiento!

sábado, 1 de julio de 2017

BARROCO Y FRENESÍ

Cuando nuestros protagonistas terminaron con el trámite pertinente accedieron al interior de la planta de cruz latina y alzaron la vista en la zona del Altar, justo enfrente del camarín la Virgen de de las Mercedes. Ambos se maravillaban:

-“Vaya obra nos dejó Francisco Javier Pedrajas, me encantan las finas yeserías de estilo rococó y la mezcla del dorado con las blancas molduras. Menuda sensación de movimiento en las formas”, se sinceraba el Chico de Ayer. Su hermano, mientras tanto pensaba para sí: “a esta hora de la tarde todavía entra luz por la gran cúpula gallonada… ¡pues no que parece que nos estuvieran señalando los cuatro arcángeles de la cornisa inferior!”

Tan extasiados se encontraban nuestros protagonistas por lo que veían sus ojos que una voz les sorprendió:

-“¿Sois nuevos?” preguntaba resuelto un miembro de la hermandad, al comprobar que no se encontraban ataviados aún con la negra túnica. Ellos, con aire ingenuo, le respondieron afirmativamente. 

sábado, 24 de junio de 2017

RUMBO A LA IGLESIA DE LAS MERCEDES

Tras encerrarse Jesús Nazareno sobre las cinco y media de la tarde, los dos hermanos hicieron una comida ligera y se dispusieron a echar una siesta para recuperar fuerzas, pues la jornada matinal había sido larga e intensa, siguiendo las evoluciones del Rey de Priego.

Tras despertarse se vistieron apresuradamente y partieron en dirección Iglesia de las Mercedes a eso de las siete y media, tal y como les indicó el vivaracho mozuelo en la tasca de la calle Cana. A esa hora el flujo de personas por la zona del Paseíllo era todavía considerable, y no era difícil de adivinar de dónde provenía, pues la mayoría portaba en la mano flores del trono de Jesús.

Cuando el Chico de Ayer y su hermano subieron la Carrera de las Monjas una voz amiga les habló a la altura de la iglesia:

-“No entréis por la puerta del templo, hacedlo mejor por aquí”, interpelaba un señor de mediana edad señalando la puerta lateral sita en la angosta calle de las Mercedes.

Recorriendo un estrecho pasillo accedieron rápidamente a un habitáculo adyacente al Retablo Mayor donde se encontraban varios miembros de la cofradía, uno de los cuales iba tomando fotografías para realizar fichas a los nuevos hombres de trono y darlos de alta como hermanos. 

sábado, 17 de junio de 2017

LETRAS A DON NICETO MATEO

Don Niceto es el Jefe
del Estado cofradiero,
y sonríe pícaramente
cuando mira desde el Cielo.
                        
Mientras su gubia talla
incansable, en las alturas
se le sique añorando tanto
cerquita de las Angosturas

Es justo resaltar la figura 
del inquietante Nicodemo, 
y la labor de la Hermandad, 
olvidarlos siempre no debemos.


Y apurando los últimos sorbos de sus refrescos, los dos hermanos abandonaron la calle Cana y tomaron la calle Río con el resto de amigos en dirección a los pubs habituales, sintiéndose dichosos por la oportunidad que el destino les brindaba de participar, sin apenas buscarlo, en la Semana Santa del pueblo más bonito de España.

sábado, 10 de junio de 2017

LA LLAMADA DEL DESCENDIMIENTO

-“Pues estupendo. Ya se lo digo yo al capataz de costaleros para que cuente con vosotros para la procesión de las Angustias. Me ha dicho que de momento sólo hay cuarenta hombres de trono y necesitan por lo menos otros tantos para poder salir.”, comentaba con sinceridad el joven a los hermanos. El Chico de Ayer asimilaba la información y no dudaba en preguntar:

-“¿Es necesario haber ensayado antes?, ¿tiene uno que comprarse la túnica?”. El muchacho, solícito, respondía divertido:

-“¡Qué va!... no ves que la mayoría somos nuevos allí… La túnica te la averiguan el mismo día de la procesión, en la Iglesia de las Mercedes. Por eso no preocuparse que no es necesario hacer gasto. La Hermandad pone al servicio de todos los costaleros el material suficiente: túnica, cubrerrostro, fajín y sandalias; dispone además de todas las tallas. Vosotros sólo tenéis que preocuparos de estar el Viernes Santo sobre las siete y media de la tarde en dicho templo”. Y tras terminar la frase el vivaracho mozuelo les hizo un gesto con la mano a modo de despedida, poniendo el pie en el vetusto establecimiento de copas para continuar con su cometido de reclutamiento.


“Qué fuerte”. Le dijo el Chico de Ayer, a su hermano. “Precisamente el trono que es de nuestro paisano Niceto Mateo tiene déficit de costaleros contando ya cuatro años de vida”, prosiguió indignado. Se ve que compartir día con el Nazareno no le favorece, pensó para sí.

sábado, 3 de junio de 2017

ENCUENTRO EN LA MÍTICA TASCA

Había caído la noche ese viernes en Priego y un juvenil gentío ocupaba completamente, como casi siempre, la angosta calle Cana. Risas, confidencias y buen rollo alegraban el ambiente, desde el desaparecido Hotel Vigo hasta la parte más elevada de la calle, a la altura del Caminillo. La vieja tasca sita allí continuaba teniendo, a pesar de  los años, encanto y magnetismo suficiente para permanecer como punto de encuentro de las pandillas de mozuelos, prestos a salir de marcha por los bares de moda de la calle Río.

Entre los jóvenes que departían amistosamente en mitad de la calle, se encontraban, ufanos, el Chico de Ayer y su hermano, vaso de refresco en la mano. De repente, una voz apasionada, les interpeló a ambos:

-“Oye, ¿sabéis que están buscando costaleros para el nuevo trono de Priego?”, les decía sobresaltado un muchacho que los conocía, para romper el hielo.

-“No, que va…”. Respondieron ambos escuetamente, dando tiempo a que el chaval continuara con su desarrollo.

-“Sí, se trata del Paso que acompaña ahora a las Angustias en la procesión del Viernes Santo. Entre que no lleva mucho tiempo saliendo, y que la gente sólo tiene ojos para el Nazareno y la Columna… pues tiene complicada la salida este año. Yo desde luego me he apuntado… Vosotros que amáis la Cuna del Barroco cordobés y sus tradiciones, ¿no os apetece formar parte de la Cofradía?”.


-“¡Por supuesto!”, contestaron al unísono los hermanos. “No hay nada más bonito que contribuir con la Semana Santa de nuestra patria chica

sábado, 27 de mayo de 2017

ÁNGEL PROTECTOR DE LA VIRGEN DE LA SALUD

La tenue luz de las farolas se fusionaba con la húmeda bruma, confiriéndole un inquietante aspecto, lleno de misterio, a la obra maestra de Remigio del Mármol.


La noche se avecina lentamente
sobre los caños huecos el destino
de más de cuatro siglos de camino:
hacia la mar el agua de la fuente.

 Despierta el lirio en su fulgor silente
se adormece la luz en suave trino;
el dios del agua busca en el endrino
algún destinatario del tridente.

Mundo de faunos, fauces y misterio,
fieras salvajes, sórdida mirada,
dioses de piedra en dulce refrigerio;

es el festín del arte, la algarada,
el sueño más humano, sahumerio,
fin de otrora noche: la alborada.

 
Aunque la visibilidad era muy reducida, el sonido de unas recias botas militares alertó a nuestros dos protagonistas de la presencia de los delincuentes.

-"¡Dónde vas desgraciado!" gritó el Chico de Ayer, apareciendo por detrás de la Fuente de la Salud.

-"Te hemos pillado in fraganti. Acompáñame al cuartelillo" le dijo el modélico municipal -que también madrugó y dejó a su familia temprano por participar en tan noble causa- mientras le colocaba las esposas.

                   

*Copla extraída de: http://www.enriquealcalaortiz.com/web

sábado, 20 de mayo de 2017

HUIDA HACIA LA CRUZ SANTO CRISTO

Al llegar su momento, los jóvenes de aspecto sucio pidieron al dependiente el utensilio –por supuesto el más barato- y el tendero, con cara de satisfacción, torció el bigote y les respondió:

-"Hala, averiguaos… ¿a quién le toca ahora?”

Antes de que la desaliñada pandilla abandonara la tienda, al municipal –que era puro nervio-, le afloró un sentimiento de rabia, y les interpeló vociferando:

-"¡Oye... dime!, ¿y para qué queréis eso?”

-"Y a tí que te importa?" respondió resuelto, el cabecilla. Esto alteró -y de qué manera- al Chico de Ayer, que les espetó a la cara:

-"Vais de chulillos... pero que sepáis que así no se le contesta a Autoridad".

Aligeraron el paso los delincuentes al sentirse perseguidos hasta la altura del Caminillo, y con las melenas al viento desaparecieron de la vista de nuestros dos bienhechores, subiendo la cuesta de la Cruz del Santo Cristo.

Llegó la hora prevista al día siguiente y nuestros protagonistas se encontraban agazapados tras el frontispicio de la Fuente de la Salud, justo en la parte superior que se une al montículo de hierba.

sábado, 13 de mayo de 2017

ENCUENTRO EN LA MÍTICA TIENDA DEL PASEÍLLO

Llegó el lunes, y a las nueve y media de la mañana ya estaba abierta la ferretería del Paseíllo. Siguiendo el plan trazado el día anterior, la banda de malhechores ya se encontraba dentro de la tienda, aguardando impacientemente su turno para comprar el ansiado pico con el que pretendían robar la Virgen de las Salud. Multitud de utensilios para el hogar y el terreno agrícola, algunos de ellos pendiendo del techo, formaban parte de la decoración del centenario negocio.
           
"Por fin nos vamos a ganar unas perras de manera fácil y rápida, que con el paro que hay nos vendrá de perilla. Seguro que en Lucena nos la pagan bien", decía el cabecilla del clan al resto, manteniendo las manos dentro de los bolsillos de las oscuras cazadoras de cuero.
 

En esto entraron el Chico de Ayer y el policía al establecimiento -la expresión tensa se marcaba en sus rostros- justo antes de que atendieran a los cinco jóvenes de desaliñado aspecto.

"Ya veréis que al alba la cosa estará tranquila y nadie se coscará. Yo treparé mañana por la Fuente de la Salud, sobre las siete y media", continuaba explicando el jefe de la pandilla en voz alta. Le brillaba el pendiente ahora, sin percatarse de la presencia de nuestros amigos a su espalda.

sábado, 6 de mayo de 2017

ALERTANDO AL MUNICIPAL DEL ROBO DE LA VIRGEN

El Chico de Ayer, sumido en un fuerte estado de nervios, salió de su escondrijo para seguirlos por la calle. Se juró a sí mismo que desbarataría este repugnante plan, pues la verdadera imagen ya había sido sustraída anteriormente y la que presidía el manantial era una réplica de la original. Sin saber muy bien cómo entró en la cabina de teléfono más próxima y en un acto reflejo descolgó el terminal, mientras mantenía abiertos los ojos como platos, casi fuera de las órbitas. Eran las dos y media de la tarde, y el sol pegaba ya fuerte. La voz, temblorosa, apenas le salía del cuerpo.
                                         
-"Oye, pásate mañana a primera hora por la ferretería de la Carrera las Monjas, que me he enterado de que unos niñatos quieren robar la imagen de la Virgen de la Salud y van comprar el arma del crimen allí. Yo iré también... pero necesito que un municipal como tú también sea testigo de este terrible hecho". El policía en cuestión era conocido en la localidad por su fuerte temperamento y compromiso con la ciudadanía.

Al llegar al Palenque observó como el grupo de desalmados giró hacia el Caminillo. Les siguió, taciturno, hasta la altura de la Fuente Rey. Con el ánimo de no ser visto cometió el error de dejarles ir demasiado adelante, de manera que les perdió la pista al llegar a la cuesta de la Cruz del Santo Cristo.


Sonaban las Caracolas,

Bailaban hasta los Jarros, 

y Enmedio de aquel Belén

despertaron a San Marcos.

                   

*Copla extraída de: http://www.enriquealcalaortiz.com/web

sábado, 29 de abril de 2017

PLANEANDO EL ROBO DE LA VIRGEN DE LA SALUD

El look de la tribu se completaba con tatuajes y sucias melenas. Discutían entre ellos en los siguientes términos:

-“Que no señores, que la mejor hora para hacer eso es al amanecer… Si hace falta yo mismo trepo por la pared y arranco de cuajo la Virgen”, comentaba con gran determinación el que parecía líder de la pandilla, señalándose el pecho con el dedo índice de su mano derecha.

Fumaban, y el humo de sus cigarros dificultaba la identificación de sus rostros, al tiempo que la cerveza de litrona no dejaba de correr de mano en mano como la falsa monea.
                                                                                                           
-“Vale… ¿pero qué piensas cogerla sólo con tus músculos de Rambo?”, preguntaba socarrón uno de ellos. “… Digo yo que te hará falta un pico por lo menos y en tu casa no tienes ninguno”.

Al escuchar la conversación nuestro hombre cambió su ruta. Subió la cuesta frente a la residencia para detenerse a medio camino y esconderse tras un matorral. Sigiloso y ojo avizor, permaneció allí agazapado escuchando la conversación.

-“Pues entonces mañana mismo voy a la ferretería del Paseíllo a comprar uno en cuanto la abran”, continuó diciendo el jefe de la pandilla. Al poco tiempo carraspeó y le dijo al camarero: “¡jefe, qué se debe por aquí!". Terminó por pagar la cuenta y el grupo finalmente se disolvió.


sábado, 22 de abril de 2017

UNA PANDILLA CON MALA PINTA

-"Cariño, tengo que conseguir la mejor foto panorámica de Priego. A ver si por fin este año gano el concurso que organiza el Ayuntamiento", le dijo sonriente el Chico de Ayer a su esposa, pensando en dirigirse hacia el parque “de los Almendros” para aprovechar la bonita luz del día.

-"De acuerdo mi vida, pero no te entretengas mucho, que esta tarde tenemos que llevar a la niña pequeña a los médicos", le contestó su fiel esposa.

Cogió su vieja cámara Reflex en un santiamén y, tras despedir con un beso a su señora, rápidamente puso el pie en la calle. Caminando a buen paso, atravesó la calle San Marcos y la Avenida de España mientras iba soñando despierto: ansiaba con todo su alma capturar la toma perfecta de su amado pueblo.

Al llegar a la altura del edificio que alberga la residencia de mayores "Arjona Valera" redujo sensiblemente la velocidad de su paso. Desde la acera se oían las voces que emitía un grupo de cinco desaliñados jóvenes que estaban sentados en la terraza de uno de los pubs de la zona con nombre extranjero. Portaban cazadoras de cuero oscuras y vestían vaqueros rotos, ajustados sobre botas militares. En sus orejas lucían pendientes de los más diversos estilos: aros, pedrería y colgantes. 

sábado, 15 de abril de 2017

LA VIRGEN AUXILIADORA DE LAMENTOS

El Chico de Ayer trató de volver al calor del hogar cavilando sobre estos temas. Al girar el cuello levemente hacia su derecha divisó dos unidades móviles con el logotipo de Andalucía Directo, cerca de la rectangular fuente del Llano. Priego era, sin buscarlo, epicentro de la noticia en ese momento. Atravesó la calle Zapateros -hoy Isabel la Católica- con las orejas gachas y las manos en los bolsillos, pasando fugazmente por la calle Mesones y la calle Río.

-"Cariño, no te vas a creer lo que has pasado", le comentó a su esposa al entrar a casa. Ella, que le estaba esperando con impaciencia a causa de su retraso, le preguntó:

-"¿Qué es lo que ha pasado, cielo?".

-"Pues que ha ocurrido otra desgracia religiosa... esto parece obra de un complot judío-masónico", le comentó el Chico de Ayer, emocionado y al borde de las lágrimas. La mujer, en un intento de restablecerle la serenidad le indicó:

-"No te preocupes, cielo. No estamos solos. Si echabas de menos a la Virgen... que sepas que estos días nos toca disfrutar de la compañía de la María Auxiliadora, así que anímate, hombre". La venerada imagen estaba frente a él, con las puertas de su característico cajetín de madera abiertas y, al verla, nuestro hombre se sintió aliviado. En un gesto por recobrar el aliento, el Chico de Ayer inspiró aire e infló sus pulmones cuanto pudo. Cuando recobró el resuello, recordó una bonita copla popular que bien podía haber sido compuesta por él mismo:

Madre del divino sol,
Virgen María,
dadnos protección,
fuente de alegría.

Y sentado en el salón de casa, se descolgó del cuello el estuche que contenía la cámara de fotos y lo depositó en la mesa, recuperando por fin el sosiego en su conmocionado espíritu.


*Copla extraída de: http://www.enriquealcalaortiz.com/web