sábado, 28 de enero de 2017

LA CAPRICHOSA LLUVIA DEL JUEVES SANTO

Anochecía en Priego y los caprichos de la meteorología habían hecho suspender la procesión de Nuestro Padre Jesús en la Columna. Se había vuelto a repetir. Con una precisión de reloj suizo, la lluvia volvía a hacer acto de presencia por enésima vez tras la salida de Jesús, que rápidamente tuvo que retornar a toda prisa al templo franciscano. Jarreó lo suficiente como para fastidiar el desfile procesional de la Real Archicofradía prieguense, siempre tan querida y venerada en nuestro pueblo.

No obstante, había escampado hacía un rato, por lo que el Chico de Ayer decidió salir a pasear junto a su familia, pasadas las nueve de la noche. Se acercaron al Templo de San Francisco para disfrutar del gran ambiente cofrade que invade Priego ese día, pero no esperaban la sorpresa que les aguardaba al salir. En el Compás se encontraron con un mandamás de dicha cofradía y el Chico de Ayer, siempre empático con sus paisanos, le dijo con ánimo de aliviarle el disgusto el siguiente comentario:

- "Esta vez tampoco ha podido ser, qué se le va a hacer…". A lo que éste respondió:

- "Pues nada, nosotros ya nos hemos recogido… mañana será el disparate". El Chico de Ayer enarcó sus cejas y prosiguió su camino, no sin antes mascullar para su esposa por lo bajini:

-"¡Será posible... pues vaya respuesta me ha dado el tío…! ¡Hala, venga, a atacar otra vez al Nazareno!


sábado, 21 de enero de 2017

"EL DEMONIO COMO ES TAN MALDITO...."

En un corto intervalo de tiempo se encontraban ya en dirección a la Ciudad de los Niños, popularmente conocida como parque de “Los Almendros”. Desde allí, y justo en su punto más alto, pudo otear las magníficas vistas de las sierras colindantes. Se preguntó cómo esa maravilla de la naturaleza, unos alrededores especialmente bonitos, permanecían tan injustamente conectados con el sistema viario de carreteras, a 45 km de la autovía más cercana. Y continuó cavilando todavía más sobre la posibilidad de aprovechar todo el potencial de biomasa que los residuos agrícolas de aquel paisaje ofrecían a todos los prieguenses.

Recordó además la labor altruista y absolutamente desinteresada que un prieguense de pro, como D. Antonio, había realizado a lo largo de toda su carrera, especialmente en el terreno religioso: fue horquillero del Buen Suceso, impulsor de la Caridad en los 70, y habitual de las Rondas Sabatinas de los Hermanos de la Aurora durante 50 años, cantando coplas como la que dice:

                                         

  El demonio como es tan maldito,

agarró una piedra y quebró un farol;

y salieron los padres franciscos

le corretearon hasta el Callejón.


Ya no hay mejor don

que tener amparo a María

rezando el rosario con gran devoción


Mientras iba barruntando sobre todos esos temas, montó a su pequeña hija en uno de los columpios del parque y le dijo con expresión un tanto grave:

- “Cariño, intenta formarte en ciencia y humanidades. Sólo la cultura te hará libre el día de mañana”. Convencido de que la acumulación de conocimientos y el fomento del espíritu crítico en la persona son el mejor capital para navegar por la vida, el Chico de Ayer decidió que la pequeña tomara tierra firme y reemprendió el camino de vuelta. Qué privilegio saber de hombres buenos como D. Antonio, se dijo para sí.


*Copla extraída de: http://www.enriquealcalaortiz.com/web

sábado, 14 de enero de 2017

COMPROMETIDOS CON PRIEGO

El Chico de ayer, aún en estado de shock por la conversación con D. Antonio, descolgó fuertemente el teléfono, y como si le fuera la vida en ello, presionó decididamente cada una de las teclas numeradas del aparato necesarias para establecer comunicación al otro lado con su hermano:

-“Me conmueven las actitudes valientes y generosas..., ¡¡pues no que me acaba de llamar el mismísimo Sr. Dtor. de Adarve!!”.

-“¡Qué alegría me das, hermano!. Todavía hay personas que nos reconfortan con el mundo”, apostilló el mozuelo, la sonrisa dibujada en el rostro. Ambos se regocijaron al comprobar que, en una sociedad especialmente decadente en valores, todavía existían personas que se batían el cobre por luchar contra las injusticias. Auténticos prohombres progresistas a los que verdaderamente les duele su pueblo. Uno de los hermanos le preguntó al otro si ese era realmente el espíritu que movía a la Asociación Cultural Adarve, desde su fundación y posterior refundación, por el propio Sr. Jurado, en los años 70. La duda no tardó en disiparse en medio de un sepulcral silencio. En un determinado momento el Chico de Ayer enarcó una ceja, dirigiéndose a su hermano por el celular:

-“Esta noble institución, sin ánimo de lucro, siempre se ha dedicado a proteger algo tan necesario –y muchas veces olvidado- como el conocimiento, desde su ya antigua fundación en el antiguo Casino de los señores”.

Motivado por la serenidad de alma que la charla con su hermano le había proporcionado instantes antes, el Chico de Ayer propuso un relajante paseo a su familia

sábado, 7 de enero de 2017

LA LLAMADA DE DON ANTONIO

El Chico de Ayer, dichoso por trabajar en una empresa del sector de las energías renovables, se planteó escribir un artículo en el periódico Adarve para explorar su posible implementación en Priego.

-“Cariño, voy a escribir un texto en el que se recoja como la energía solar y la biomasa pueden dar a la Joya del Barroco cordobés un nuevo impulso en su economía, a ver si consigo que cale en la sociedad y tenga un efecto positivo en la opinión pública”, le comentaba con gran determinación a su esposa.

- “Estupendo cielo… ya sabes que yo soy tu mejor admiradora”, le contestó ella, de manera animosa, consciente del amor incondicional que él sentía por su patria chica.

Al cabo del tiempo, el artículo de opinión fue publicado en el famoso quincenario prieguense, con la sorpresa añadida de recibir una llamada de teléfono a los pocos días. La voz grave y plena de lucidez, comenzaba diciendo lo siguiente:

-“Mira, hombre… que me ha encantado tu artículo. Como bien has escrito necesitamos más industrias en Priego que aprovechen el orujo para electricidad, y de esta manera eliminar los residuos del campo… ¿por qué no nos juntamos un día con la Sra. Alcaldesa y alguno de mis contactos, y ponemos en marcha la planta de producción de energía eléctrica que comentabas?”

 Y es que el texto en cuestión resaltaba el agravio comparativo del Priego del Agua, respecto a municipios vecinos como Lucena o Baena que, por supuesto, ya las tenían en marcha desde hacía tiempo. El Chico de Ayer, confuso por la situación, contestaba:

-“Mire D. Antonio… yo es que trabajo fuera y no veo viable el encuentro, la verdad, pero le agradezco enormemente su interés”. Eufórico, colgó el teléfono y raudo como una centella fue a contárselo a su señora.

-“Todavía quedan hombres buenos y ha sido emocionante identificar en vivo a uno de ellos” le dijo con suma emoción, los ojos hinchados como tomates. La gratificante llamada había sido realizada por D. Antonio Jurado -máximo responsable del quincenario Adarve en aquella época-.