sábado, 28 de enero de 2017

LA CAPRICHOSA LLUVIA DEL JUEVES SANTO

Anochecía en Priego y los caprichos de la meteorología habían hecho suspender la procesión de Nuestro Padre Jesús en la Columna. Se había vuelto a repetir. Con una precisión de reloj suizo, la lluvia volvía a hacer acto de presencia por enésima vez tras la salida de Jesús, que rápidamente tuvo que retornar a toda prisa al templo franciscano. Jarreó lo suficiente como para fastidiar el desfile procesional de la Real Archicofradía prieguense, siempre tan querida y venerada en nuestro pueblo.

No obstante, había escampado hacía un rato, por lo que el Chico de Ayer decidió salir a pasear junto a su familia, pasadas las nueve de la noche. Se acercaron al Templo de San Francisco para disfrutar del gran ambiente cofrade que invade Priego ese día, pero no esperaban la sorpresa que les aguardaba al salir. En el Compás se encontraron con un mandamás de dicha cofradía y el Chico de Ayer, siempre empático con sus paisanos, le dijo con ánimo de aliviarle el disgusto el siguiente comentario:

- "Esta vez tampoco ha podido ser, qué se le va a hacer…". A lo que éste respondió:

- "Pues nada, nosotros ya nos hemos recogido… mañana será el disparate". El Chico de Ayer enarcó sus cejas y prosiguió su camino, no sin antes mascullar para su esposa por lo bajini:

-"¡Será posible... pues vaya respuesta me ha dado el tío…! ¡Hala, venga, a atacar otra vez al Nazareno!


2 comentarios:

  1. Buenas noches,os sigo en vuestra publicacion en el periódico Adarve y me parece muy interesante el punto de vista que aportais pero en esta publicación no entiendo bien que quereis decir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta ocasión ponemos el foco en la rivalidad que existe entre Nazarenos y Columnarios en Priego. En las siguientes entradas se desarrollan reflexiones a éste respecto que esperamos sean de su interés

      Eliminar