sábado, 7 de enero de 2017

LA LLAMADA DE DON ANTONIO

El Chico de Ayer, dichoso por trabajar en una empresa del sector de las energías renovables, se planteó escribir un artículo en el periódico Adarve para explorar su posible implementación en Priego.

-“Cariño, voy a escribir un texto en el que se recoja como la energía solar y la biomasa pueden dar a la Joya del Barroco cordobés un nuevo impulso en su economía, a ver si consigo que cale en la sociedad y tenga un efecto positivo en la opinión pública”, le comentaba con gran determinación a su esposa.

- “Estupendo cielo… ya sabes que yo soy tu mejor admiradora”, le contestó ella, de manera animosa, consciente del amor incondicional que él sentía por su patria chica.

Al cabo del tiempo, el artículo de opinión fue publicado en el famoso quincenario prieguense, con la sorpresa añadida de recibir una llamada de teléfono a los pocos días. La voz grave y plena de lucidez, comenzaba diciendo lo siguiente:

-“Mira, hombre… que me ha encantado tu artículo. Como bien has escrito necesitamos más industrias en Priego que aprovechen el orujo para electricidad, y de esta manera eliminar los residuos del campo… ¿por qué no nos juntamos un día con la Sra. Alcaldesa y alguno de mis contactos, y ponemos en marcha la planta de producción de energía eléctrica que comentabas?”

 Y es que el texto en cuestión resaltaba el agravio comparativo del Priego del Agua, respecto a municipios vecinos como Lucena o Baena que, por supuesto, ya las tenían en marcha desde hacía tiempo. El Chico de Ayer, confuso por la situación, contestaba:

-“Mire D. Antonio… yo es que trabajo fuera y no veo viable el encuentro, la verdad, pero le agradezco enormemente su interés”. Eufórico, colgó el teléfono y raudo como una centella fue a contárselo a su señora.

-“Todavía quedan hombres buenos y ha sido emocionante identificar en vivo a uno de ellos” le dijo con suma emoción, los ojos hinchados como tomates. La gratificante llamada había sido realizada por D. Antonio Jurado -máximo responsable del quincenario Adarve en aquella época-. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario