sábado, 4 de febrero de 2017

"A NOSOTROS NO NOS 'EMBUAS' "

Bien conocido es en nuestra localidad el eterno pique entre Nazarenos y Columnarios, sin duda a la par del no menos celebérrimo enfrentamiento que mantuvieron Nicetistas y Valverdistas en el siglo pasado, a propósito de la disputa por la alcaldía municipal. Pero en este caso lo que soliviantó (y de qué manera) a nuestro simpar personaje fue que no venía a cuento la mención sobre el Rey de Priego y su gratuita calificación de "disparate". Máxime si se tiene en cuenta que el Chico de Ayer había sido, y qué duda cabe continuaba siendo, hermano de la cofradía prieguense con mayor fervor popular en la comarca. 
                                     
Sí, querido lector, hablamos de la procesión que fue inmortalizada en el séptimo arte a través de la película la "Saeta del Ruiseñor", protagonizada por el inolvidable Joselito (que nos ha dejado ese símbolo local del turismo que es su estatua en el Paseo). Nos estamos refiriendo a aquella estación de penitencia que hace brotar lágrimas de emoción en el Calvario cuando Jesús bendice el alimento más singular de la Cuna del Barroco cordobés: el hornazo.

Ese hecho puntual retrotrajo al Chico de Ayer, las orejas gachas y las manos en los bolsillos mientras caminaba, al episodio que anualmente le tocaba vivir junto a su hermano en las mismísimas puertas de del templo franciscano, cuando la procesión se encerraba al filo de las 5 de la tarde. Siempre había algún paisano que, conocedor de los colores cofrades que ambos hermanos profesaban orgullosos, les espetaba a la cara sin ningún tipo de miramiento:

- "Niños, si decís que Jesús La Columna es el mejor de Priego...  ¡os doy mil pesetas!", a lo que los dos chiquillos contestaban sin titubear con ojos inquisitivos:

-¡Eso no te lo crees ni tú... A nosotros no nos “embuas”… ja,ja,ja…!". Enseguida aparecían murmuros de otros mozuelos que al poco tiempo replicaban:


-"¡Cucha tú estos! que pejigueras son con el Nazareno.."

No hay comentarios:

Publicar un comentario