sábado, 4 de marzo de 2017

SIN VIRGEN DE LA SALUD

Toda la familia se regocijó al degustar las golosinas sentados frente a las imágenes de Neptuno y Anfítrite. Los innumerables caños de agua ejercían, además, un efecto balsámico sobre los oídos de nuestros protagonistas. Sin embargo, cuál fue su sorpresa al levantarse y acercarse a ver los peculiares zapateros de la Fuente de la Salud, que nadaban por ella con su ligereza habitual. Frunciendo el ceño, y lleno de ira exclamó:

- "¡No puede ser, esta vez han querido hacerse hasta con la réplica!". En efecto, los amigos de lo ajeno se habían llevado la copia de la venerada imagen, aquella que sustituía desde hacía poco tiempo a la original tras el robo inicial.

- "¡Vaya berrinche más gordo!" exclamó su mujer. Estaba claro que todo no podía salirles perfecto.

Y para aliviarse del mal rato enfilaron la Calle Río, maravillándose de la grandiosidad arquitectónica de las fachadas que veían a su paso, y se dispusieron a merendar Isabelas de La A
guilareña en la cafetería El Águila.

-"¡Malditos gachones, pues no que se han vuelto a llevar a la Virgen!" mascullaba el Chico de Ayer para dentro, mientras se aprestaba a mojar un trozo de bollo en el mejor café de Priego

No hay comentarios:

Publicar un comentario