sábado, 15 de abril de 2017

LA VIRGEN AUXILIADORA DE LAMENTOS

El Chico de Ayer trató de volver al calor del hogar cavilando sobre estos temas. Al girar el cuello levemente hacia su derecha divisó dos unidades móviles con el logotipo de Andalucía Directo, cerca de la rectangular fuente del Llano. Priego era, sin buscarlo, epicentro de la noticia en ese momento. Atravesó la calle Zapateros -hoy Isabel la Católica- con las orejas gachas y las manos en los bolsillos, pasando fugazmente por la calle Mesones y la calle Río.

-"Cariño, no te vas a creer lo que has pasado", le comentó a su esposa al entrar a casa. Ella, que le estaba esperando con impaciencia a causa de su retraso, le preguntó:

-"¿Qué es lo que ha pasado, cielo?".

-"Pues que ha ocurrido otra desgracia religiosa... esto parece obra de un complot judío-masónico", le comentó el Chico de Ayer, emocionado y al borde de las lágrimas. La mujer, en un intento de restablecerle la serenidad le indicó:

-"No te preocupes, cielo. No estamos solos. Si echabas de menos a la Virgen... que sepas que estos días nos toca disfrutar de la compañía de la María Auxiliadora, así que anímate, hombre". La venerada imagen estaba frente a él, con las puertas de su característico cajetín de madera abiertas y, al verla, nuestro hombre se sintió aliviado. En un gesto por recobrar el aliento, el Chico de Ayer inspiró aire e infló sus pulmones cuanto pudo. Cuando recobró el resuello, recordó una bonita copla popular que bien podía haber sido compuesta por él mismo:

Madre del divino sol,
Virgen María,
dadnos protección,
fuente de alegría.

Y sentado en el salón de casa, se descolgó del cuello el estuche que contenía la cámara de fotos y lo depositó en la mesa, recuperando por fin el sosiego en su conmocionado espíritu.


*Copla extraída de: http://www.enriquealcalaortiz.com/web

No hay comentarios:

Publicar un comentario