sábado, 13 de mayo de 2017

ENCUENTRO EN LA MÍTICA TIENDA DEL PASEÍLLO

Llegó el lunes, y a las nueve y media de la mañana ya estaba abierta la ferretería del Paseíllo. Siguiendo el plan trazado el día anterior, la banda de malhechores ya se encontraba dentro de la tienda, aguardando impacientemente su turno para comprar el ansiado pico con el que pretendían robar la Virgen de las Salud. Multitud de utensilios para el hogar y el terreno agrícola, algunos de ellos pendiendo del techo, formaban parte de la decoración del centenario negocio.
           
"Por fin nos vamos a ganar unas perras de manera fácil y rápida, que con el paro que hay nos vendrá de perilla. Seguro que en Lucena nos la pagan bien", decía el cabecilla del clan al resto, manteniendo las manos dentro de los bolsillos de las oscuras cazadoras de cuero.
 

En esto entraron el Chico de Ayer y el policía al establecimiento -la expresión tensa se marcaba en sus rostros- justo antes de que atendieran a los cinco jóvenes de desaliñado aspecto.

"Ya veréis que al alba la cosa estará tranquila y nadie se coscará. Yo treparé mañana por la Fuente de la Salud, sobre las siete y media", continuaba explicando el jefe de la pandilla en voz alta. Le brillaba el pendiente ahora, sin percatarse de la presencia de nuestros amigos a su espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario