sábado, 24 de junio de 2017

RUMBO A LA IGLESIA DE LAS MERCEDES

Tras encerrarse Jesús Nazareno sobre las cinco y media de la tarde, los dos hermanos hicieron una comida ligera y se dispusieron a echar una siesta para recuperar fuerzas, pues la jornada matinal había sido larga e intensa, siguiendo las evoluciones del Rey de Priego.

Tras despertarse se vistieron apresuradamente y partieron en dirección Iglesia de las Mercedes a eso de las siete y media, tal y como les indicó el vivaracho mozuelo en la tasca de la calle Cana. A esa hora el flujo de personas por la zona del Paseíllo era todavía considerable, y no era difícil de adivinar de dónde provenía, pues la mayoría portaba en la mano flores del trono de Jesús.

Cuando el Chico de Ayer y su hermano subieron la Carrera de las Monjas una voz amiga les habló a la altura de la iglesia:

-“No entréis por la puerta del templo, hacedlo mejor por aquí”, interpelaba un señor de mediana edad señalando la puerta lateral sita en la angosta calle de las Mercedes.

Recorriendo un estrecho pasillo accedieron rápidamente a un habitáculo adyacente al Retablo Mayor donde se encontraban varios miembros de la cofradía, uno de los cuales iba tomando fotografías para realizar fichas a los nuevos hombres de trono y darlos de alta como hermanos. 

sábado, 17 de junio de 2017

LETRAS A DON NICETO MATEO

Don Niceto es el Jefe
del Estado cofradiero,
y sonríe pícaramente
cuando mira desde el Cielo.
                        
Mientras su gubia talla
incansable, en las alturas
se le sique añorando tanto
cerquita de las Angosturas

Es justo resaltar la figura 
del inquietante Nicodemo, 
y la labor de la Hermandad, 
olvidarlos siempre no debemos.


Y apurando los últimos sorbos de sus refrescos, los dos hermanos abandonaron la calle Cana y tomaron la calle Río con el resto de amigos en dirección a los pubs habituales, sintiéndose dichosos por la oportunidad que el destino les brindaba de participar, sin apenas buscarlo, en la Semana Santa del pueblo más bonito de España.

sábado, 10 de junio de 2017

LA LLAMADA DEL DESCENDIMIENTO

-“Pues estupendo. Ya se lo digo yo al capataz de costaleros para que cuente con vosotros para la procesión de las Angustias. Me ha dicho que de momento sólo hay cuarenta hombres de trono y necesitan por lo menos otros tantos para poder salir.”, comentaba con sinceridad el joven a los hermanos. El Chico de Ayer asimilaba la información y no dudaba en preguntar:

-“¿Es necesario haber ensayado antes?, ¿tiene uno que comprarse la túnica?”. El muchacho, solícito, respondía divertido:

-“¡Qué va!... no ves que la mayoría somos nuevos allí… La túnica te la averiguan el mismo día de la procesión, en la Iglesia de las Mercedes. Por eso no preocuparse que no es necesario hacer gasto. La Hermandad pone al servicio de todos los costaleros el material suficiente: túnica, cubrerrostro, fajín y sandalias; dispone además de todas las tallas. Vosotros sólo tenéis que preocuparos de estar el Viernes Santo sobre las siete y media de la tarde en dicho templo”. Y tras terminar la frase el vivaracho mozuelo les hizo un gesto con la mano a modo de despedida, poniendo el pie en el vetusto establecimiento de copas para continuar con su cometido de reclutamiento.


“Qué fuerte”. Le dijo el Chico de Ayer, a su hermano. “Precisamente el trono que es de nuestro paisano Niceto Mateo tiene déficit de costaleros contando ya cuatro años de vida”, prosiguió indignado. Se ve que compartir día con el Nazareno no le favorece, pensó para sí.

sábado, 3 de junio de 2017

ENCUENTRO EN LA MÍTICA TASCA

Había caído la noche ese viernes en Priego y un juvenil gentío ocupaba completamente, como casi siempre, la angosta calle Cana. Risas, confidencias y buen rollo alegraban el ambiente, desde el desaparecido Hotel Vigo hasta la parte más elevada de la calle, a la altura del Caminillo. La vieja tasca sita allí continuaba teniendo, a pesar de  los años, encanto y magnetismo suficiente para permanecer como punto de encuentro de las pandillas de mozuelos, prestos a salir de marcha por los bares de moda de la calle Río.

Entre los jóvenes que departían amistosamente en mitad de la calle, se encontraban, ufanos, el Chico de Ayer y su hermano, vaso de refresco en la mano. De repente, una voz apasionada, les interpeló a ambos:

-“Oye, ¿sabéis que están buscando costaleros para el nuevo trono de Priego?”, les decía sobresaltado un muchacho que los conocía, para romper el hielo.

-“No, que va…”. Respondieron ambos escuetamente, dando tiempo a que el chaval continuara con su desarrollo.

-“Sí, se trata del Paso que acompaña ahora a las Angustias en la procesión del Viernes Santo. Entre que no lleva mucho tiempo saliendo, y que la gente sólo tiene ojos para el Nazareno y la Columna… pues tiene complicada la salida este año. Yo desde luego me he apuntado… Vosotros que amáis la Cuna del Barroco cordobés y sus tradiciones, ¿no os apetece formar parte de la Cofradía?”.


-“¡Por supuesto!”, contestaron al unísono los hermanos. “No hay nada más bonito que contribuir con la Semana Santa de nuestra patria chica