sábado, 24 de junio de 2017

RUMBO A LA IGLESIA DE LAS MERCEDES

Tras encerrarse Jesús Nazareno sobre las cinco y media de la tarde, los dos hermanos hicieron una comida ligera y se dispusieron a echar una siesta para recuperar fuerzas, pues la jornada matinal había sido larga e intensa, siguiendo las evoluciones del Rey de Priego.

Tras despertarse se vistieron apresuradamente y partieron en dirección Iglesia de las Mercedes a eso de las siete y media, tal y como les indicó el vivaracho mozuelo en la tasca de la calle Cana. A esa hora el flujo de personas por la zona del Paseíllo era todavía considerable, y no era difícil de adivinar de dónde provenía, pues la mayoría portaba en la mano flores del trono de Jesús.

Cuando el Chico de Ayer y su hermano subieron la Carrera de las Monjas una voz amiga les habló a la altura de la iglesia:

-“No entréis por la puerta del templo, hacedlo mejor por aquí”, interpelaba un señor de mediana edad señalando la puerta lateral sita en la angosta calle de las Mercedes.

Recorriendo un estrecho pasillo accedieron rápidamente a un habitáculo adyacente al Retablo Mayor donde se encontraban varios miembros de la cofradía, uno de los cuales iba tomando fotografías para realizar fichas a los nuevos hombres de trono y darlos de alta como hermanos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario