sábado, 1 de julio de 2017

BARROCO Y FRENESÍ

Cuando nuestros protagonistas terminaron con el trámite pertinente accedieron al interior de la planta de cruz latina y alzaron la vista en la zona del Altar, justo enfrente del camarín la Virgen de de las Mercedes. Ambos se maravillaban:

-“Vaya obra nos dejó Francisco Javier Pedrajas, me encantan las finas yeserías de estilo rococó y la mezcla del dorado con las blancas molduras. Menuda sensación de movimiento en las formas”, se sinceraba el Chico de Ayer. Su hermano, mientras tanto pensaba para sí: “a esta hora de la tarde todavía entra luz por la gran cúpula gallonada… ¡pues no que parece que nos estuvieran señalando los cuatro arcángeles de la cornisa inferior!”

Tan extasiados se encontraban nuestros protagonistas por lo que veían sus ojos que una voz les sorprendió:

-“¿Sois nuevos?” preguntaba resuelto un miembro de la hermandad, al comprobar que no se encontraban ataviados aún con la negra túnica. Ellos, con aire ingenuo, le respondieron afirmativamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario