sábado, 5 de agosto de 2017

MUCHO MAS QUE "CASA DE LA CULTURA"

El Chico de Ayer bromeaba, divertido, junto a sus amigos -ex compañeros de la Universidad de Málaga- en la concurrida terraza del Paseíllo. Habían venido a pasar el fin de semana a Priego movidos por el interés que nuestro hombre había despertado en ellos.

-"Venga, ¿quién paga esta ronda? No me tocará a mí otra vez... ¡qué me vais a dejar apeluchao!"

 Las cervezas corrían de mano en mano, y todos los ojos se centraban ellas, al tiempo que los forasteros sonreían la ocurrencia. Ya metidos en conversaciones más serenas, uno de los ellos preguntó al Chico de Ayer:

-"¿Es verdad que en Priego tenéis un Conservatorio de música ubicado en la Casa de la Cultura?"

-"Claro, como su nombre indica alberga todo el saber: biblioteca municipal, talleres de artes plásticas... yo me acuerdo de hasta cuando estaba allí el Instituto Laboral", respondió nuestro hombre con una media sonrisa.

Sorpredido por el curioso debate que se acababa de generar, el Chico de Ayer continuó con la palabra para, como solía hacer, dejar boquiabierta a su audiencia a través de sus zagaces reflexiones y profundos conocimientos. Era evidente que sobre él recaía el peso de la experiencia y que la lucidez seguía siendo su mejor compañera.

-"Me preguntáis por la Casa de la Cultura de Priego y por todos las disciplinas  que encierra, pero lo que no sabéis es que ha sido la mejor cuna para el deporte prieguense" apuntó con voz grave, dando un generoso trago a su jarra de cerveza.

-“¿Cómo es eso posible?",  preguntaron todos al unísono, interrumpiendo el gesto de levantar las bebidas antes de llevarlas a la boca.

-"Pues muy sencillo", explicó nuestro simpar personaje. "Porque en el patio interior es donde entrenaban los jugadores del primer club de tenis de mesa -Confecciones Rumadi- en sus comienzos, antes de que surgiera el exitoso Cajasur PRIEGO Tenis de Mesa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario