sábado, 2 de septiembre de 2017

A SOLAS CON JOSELITO

Acto seguido se acercó a la majestuosa pérgola de Ganímedes, saliendo del espacio anterior y dejándose envolver por el canto de los gorriones y el rumor de los saltadores de agua. De frente,  también admiró detenidamente la bella estatua dedicada al amante de Zeus. Sin embargo, con el rabillo del ojo atisbó, un poco más lejos, la menuda figura –ciento treinta centímetros de altura- en bronce de un sonriente mozuelo sujeto a la baranda del Balcón del Adarve. En ese momento le embargó la emoción y corrió a su encuentro.

Con lágrimas en los ojos, el Chico de Ayer se fundió en un largo abrazo con su queridísimo Joselito, fenomenalmente esculpido por el prieguense Manuel Jiménez, alcanzando la felicidad más plena. Después, lleno de rabia, se desahogó:


-“¡Hay que ver  los políticos…, cómo han podido utilizar tu homenaje por el cincuenta aniversario de la película para sacar beneficio partidista! Utilizarte a tí, Dios mío, que eres nuestro símbolo. Que aglutinas como nadie la sencillez y la pureza de espíritu de todo un pueblo que ama sus costumbres… ¡malditos sean los que no respetan las tradiciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario