sábado, 28 de octubre de 2017

UNA OPORTUNIDAD DE ORO

En ese momento apareció su señora en escena. Hombre austero, tradicional y de profundas reflexiones, enseguida compartió con ella su más que estudiado plan:

-“Buenos días cielo, espero que hayas descansado bien. He estado pensando que el mejor momento para conocer a Joselito y fotografiarme con él es esta tarde, cuando llegue la Virgen de la Cabeza al Paseíllo.... ¿qué te parece la idea?".

-"Hola amor... ¿por qué lo dices? Discúlpame pero me parece un razonamiento un tanto precipitado. Creo que hay programados muchos actos para hoy y mañana, de manera que tenemos más opciones para charlar con él y conseguir la foto", argumentó su esposa.

-"Esa es la teoría... pero en la práctica no tenemos invitaciones para la recepción de esta noche organizada por Promociones Expósito. Tampoco para el almuerzo de mañana en el restaurante Balcón del Adarve. Además, en los actos del Teatro Victoria y Carnicerías Reales de mañana se espera tal aforo que será prácticamente imposible verlo siquiera. A eso hay que sumarle el hecho de que los sitios cerrados concentran al gentío y complican el acercamiento a cualquier persona", replicó el Chico de Ayer.


-"No sé cómo lo haces... pero siempre terminas convenciéndome con tus sesudas argumentaciones", terminó por decir, sonriente, su señora.

sábado, 14 de octubre de 2017

BODAS DE ORO JOSELITO-PRIEGO

 Por fin llegó el día que el Chico de Ayer estaba esperando. Se cumplían cincuenta años de la "Saeta del Ruiseñor" y su ídolo iba a ser justamente homenajeado. De modo que nuestro hombre había estado toda la noche sin dormir, y sus ojos aparecieron más teñidos de rojo de lo habitual. En su cabeza continuaba resonando la alegre musiquilla que lo acompañó durante su infancia y que, todavía hoy al volver a escucharla, le seguía transportando a las huertas que lindan con el Balcón del Adarve. Y es que por allí, un menudo y vivaracho chiquillo –dotado de una inconfundible voz de oro- correteaba con sus amigos, cantando orgulloso:

Tarí, Tarí, Tarí
quitarse del camino
porque viene desplegá
la Banda del Tirachinos

Tararí Tarará...
¡Rá, Rá, Rá!
¡Qué viva el Capitán!

Todavía embargado por la emoción del recuerdo, se dirigió hasta la cocina para prepararse el desayuno. 

sábado, 7 de octubre de 2017

PRIEGO COMO RECOMPENSA

Subido en una muralla
hay en Priego un balcón
que se llama El Adarve
y en aquel sitio
artesanos de su tiempo
plantaron como si fueran macetas
dos fuentes que se hicieron amigas
y parece que ellas son homenaje
al agua y a la cal blanca del pueblo.
                                 
Ellas señeras y en primera línea
hacen honores a Priego
y el murmullo de susaguas
hacen ecos de recuerdos
de la música suave que abre
corazones y sentimientos.


En efecto, nuestro hombre recordó el momento en que regresaba a su pueblo cada fin de semana, tras estar trabajando a diario en Madrid. Cómo divisaba desde las Angosturas la majestuosa silueta de la Joya del Barroco y los tiernos sentimientos que en él despertaba. El skyline que para sí quisieran muchas localidades, cavilaba siempre desde el coche al acercarse desde La Vega. No en vano, ¡cuánto había echado de menos el calor humano de sus paisanos! Y sobre todo: ¡de qué manera se sentía recompensado a pesar del largo viaje!

Mirando la ultima fuente, situada junto a la panadería, se detuvo, indicándole al grupo:


-"¡Ea... ahí la tenéis! La recompensa al esfuerzo y el maná para el forastero".