miércoles, 28 de agosto de 2019

UN MAYOR DOLOR BALSÁMICO

Al fin el Chico de Ayer supiró aliviado. El Memorial a tan destacada figura de la sociedad cofrade y deportiva le reconcilió, definitivamente, con sus paisanos. La Carrera Nocturna, con marcado carácter benéfico este año, conseguía derrotar de una vez por todas, a los fantasmas políticos que tanta cizaña habían sembrado entre la ciudadanía de un tiempo a esta parte. La euforia del ambiente le hizo sentir de nuevo dichoso y orgulloso de los valores prieguenses. Esa noche, por fin, había ganado Priego el trofeo

No hay comentarios:

Publicar un comentario